Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Curiosidades en la traducción’ Category

La figura del traductor, tal y como comenta Enrique Badosa es una figura muy poco agradecida y que prácticamente vive en el anonimato, excepto algunos casos muy puntuales.

 Este post me gustaría dedicárselo a la figura del traductor pero me gustaría que sirviera también como reflexión sobre la importancia y la repercusión que tiene el proceso de traducción en la difusión y el impacto de la obra del autor en el mercado editorial.

 No podemos dejar de lado las palabras de Enrique cuando comenta que un autor es él y sus traductores, analicemos un poco este tema.

 Cuando nos referimos al traductor como una figura traidora respecto a la obra deberíamos matizar un poco esta idea. Tal y como comenta Enrique Badosa no se puede generalizar, pero no olvidemos que, en cierta manera, la traducción de una obra acaba siendo una nueva versión de la obra en otra lengua. ¿Qué quiere decir esto? Pues que en el proceso de traducción el texto cambia, se fortalece, se debilita, en cierta manera, sufre un proceso de mutación.

 Los problemas de traducción no solo se producen en la traducción completa de una obra, la mayoría de veces los podemos observar en los títulos de las películas, en los títulos de novelas que han llegado a nuestras manos, en cómo notamos al leer una obra traducida que algo falla, etc.

 Os pondré un ejemplo claro de la traducción de un título de una novela de Bernhard Schlink Der Vorleser. Esta obra fue escrita en alemán y al ser traducida al inglés se tradujo por The Reader y al castellano o al catalán por El Lector. La película también se tradujo de forma idéntica. En un principio podréis pensar, si conocéis la historia, que la traducción sí que tiene una relación con la historia pero ¿Dónde está el problema? Muy sencillo. Vorleser en alemán quiere decir leer en voz alta, no leer. Si pensamos un poco en el  proceso de lectura me daréis la razón en que la lectura es un proceso que va de fuera (la obra) hacia dentro (el lector), en cambio la lectura en voz alta va de dentro (el lector que lee para los demás) hacia fuera (un público concreto, en este caso la protagonista). Por tanto, traduciendo este término como el lector se pierde el verdadero sentido del término que, en realidad, es la clave de toda al historia.

Los italianos fueron más listos la tradujeron por A voce alta: the reader.

 Esto nos viene a decir que es muy importante, en el proceso de traducción, reflexionar sobre el verdadero sentido que el autor quiere dar a su obra, conocer la obra a fondo para encontrar pistas y ser, al mismo tiempo, fiel a la intención del autor.

Para acabar os facilito el artículo de Enrique Badosa: https://estheracereda.wordpress.com/2009/12/16/traduttore-traditore/

También os adjunto un artículo de mi bloc donde encontraréis otros casos curiosos de traducción literaria incluído el que aquí os he comentado: https://estheracereda.wordpress.com/curiosidades/

Read Full Post »

De la misma manera que incluí el curso pasado algunos ejemplos de traducción de títulos de obras literaria para que vieseis algunos casos curiosos, ahora me animo también a incluiros otros ejemplos que están fuera de la traducción literaria.

El primer libro que os presento es una obra de Fred Dretske :

Knowledge and the Flow of Information
Fred Dretske

Éste es el título original de la obra, que en español se tradujo como Conocimiento e información. Claro, en parte, transmite el mensaje del original, pero precisamente la parte que trata sobre flujos de información, no queda reflejada. Si no recuperas esta referencia en un artículo que hable sobre el tema, y ves simplemente el titulo, puedes llegar a la conclusión de que es un manual general que habla sobre la información y el conocimiento de forma exhaustiva y general y no sobre aspectos y procesos más concretos. De aquí la importancia de ser fieles al texto original y a ser conscientes de las consecuencias que puede tener el hecho de no serlo.

Os facilito una reseña en inglés sobre el documento por si os interesa:

http://mitpress.mit.edu/catalog/item/default.asp?tid=7275&ttype=2

Read Full Post »

A continuación os facilito una lista de algunos ejemplos curiosos respecto a la traducción de títulos literarios:

¿LA METAMORFOSIS O LA TRANSFORMACIÓN?

La metamorfosis (Die Verwandlung, en su título original en alemán) es un relato de Franz Kafka, publicado en 1915 y que narra la historia de Gregorio Samsa, un comerciante de telas que vive con su familia a la que él mantiene con su sueldo, quien un día amanece convertido en una criatura no identificada claramente en ningún momento, pero que tiende a ser reconocida como una especie de cucaracha gigante.

En ocasiones el título es traducido como La transformación. Esto se debe a que en cualquier diccionario de alemán, la voz Verwandlung corresponde a “cambio”, “transformación”, “conversión”, “reducción”, “mutación”, y solo como “Metamorfosis” cuando apunta al lenguaje de la mitología clásica. De hecho, la palabra en alemán para denominar Metamorfosis, es Metamorphose, término que registra claramente su equivalencia y que le haría prescindir de la voz Verwandlung para su traslación idiomática. Esto supone además, la existencia de otro sustantivo con valor semántico independiente. Por ello, y además, optar por la palabra metamorfosis podría significar elegir un sustantivo muy concreto y atinente a cierto sector de la literatura, como es en este caso, la griega. De ahí en adelante “pueden cometerse errores hermenéuticos peculiares y sesgados, como valorizar la obra por su carácter de ‘fantástica transmutación’ o ‘suceso extraordinario’, tan propios de las artes escritas en Grecia, pero impropias en la narrativa Kafkiana”. (Información de WIKIPEDIA)

EL LECTOR

El lector (Der Vorleser en alemán, literalmente “el que lee en voz alta”) es una novela escrita por el profesor de leyes y juez alemán Bernhard Schlink. Fue publicada en Alemania en 1995 y en los Estados Unidos (traducida al inglés por Carol Brown Janeway) en 1997. El libro fue traducido a treinta y nueve idiomas. El tema es el holocausto, y la forma en la que han de ser juzgados los culpables, planteando así un dilema moral. Al mismo tiempo, trata del conflicto generacional de posguerra, sobre todo en la descripción de la relación del personaje principal con su padre.

El libro de Schlink fue muy bien recibido en su país natal, tal y como lo fue en los Estados Unidos, recibiendo, allí, numerosos premios. Se convirtió en la primera novela alemana en llegar al primer lugar de la lista de mejores vendidos del New York Times. A su vez, fue incluido en la currícula universitaria de los cursos de la literatura sobre holocausto, de alemán y de literatura alemana. En 2008 el director Stephen Daldry dirigió la versión cinematográfica del libro, ésta fue nominada a cinco premios de la Academia, ganando Kate Winslet por su interpretación de Hanna Schmitz. (Información de WIKIPEDIA)

La traducción al inglés fue The reader y en español se tradujo por El lector. Como podéis observar el sentido de las traducciones es totalmente diverso, ya que la lectura en voz alta va de dentro hacia fuera y la lectura, en sí misma, es un acto que va desde fuera, desde el texto, hacia dentro, hacia el mundo interior del lector.

¿IMPACIENCIA DEL CORAZÓN O LA PIEDAD PELIGROSA? ¿SON OBRAS DIFERENTES DE STEFAN ZWEIG?

En los albores de la Gran Guerra, el teniente Anton Hofmiller recibe una invitación para acudir al castillo del magnate húngaro Lajos von Kekesfalva, cuya hija, que sufre parálisis crónica, se enamora del joven oficial. Hofmiller, que sólo siente compasión por la joven Edith, decidirá ocultar sus verdaderos sentimientos y le hará tener esperanzas en una pronta recuperación. Llega incluso a prometerse con ella, pero no reconoce su noviazgo en público. Como un criminal en la oscuridad, Hofmiller se refugiará en la guerra, de donde regresará como un auténtico héroe. La impaciencia del corazón—hasta ahora conocida entre nosotros como La piedad peligrosa—es sin duda uno de los mejores libros de Zweig, un sobrecogedor retrato de la insondable naturaleza humana que atrapará al lector desde la primera página. (Reseña de Editorial Acantilado).

Este tipo de traducciones son realmente un problema porque para la persona que no conoce con cierta exactitud la obra del autor, puede llegar a pensar que se trata de obras diferentes.

 AMOK DE STEFAN ZWEIG

Amok (o El loco de Malasia) es una novela del autor austríaco Stefan Zweig.

Editada por primera vez en el periódico vienés Neue Freie Presse en 1922, Amok apareció poco después en la colección de novelas Amok: Novelas de una pasión. Zweig estaba fascinado e influido por el trabajo de Sigmund Freud. Al igual que otras obras de Zweig, Amok tiene claros elementos psicoanalíticos. Se trata de una obsesión extrema, que lleva al protagonista a sacrificar su vida profesional y privada y finalmente, a suicidarse.

El título de la novela proviene de una expresión de furia, poco común en aquellos días. Originalmente, Amok es un término derivado de la cultura indonesia y significa “lanzarse furiosamente a la batalla“.[1] La persona afectada tiene ataques de ira ciega e intenta matar a quien considera su enemigo, así como cualquier otra persona que se interponga en su camino, al azar, sin tomar en consideración ningún peligro.

El escritor polaco Krystian Bala escribió un libro del mismo título en el que describe un asesinato motivado por el síndrome Amok, siendo él mismo acusado del asesinato de un amante de su ex mujer. (Información de WIKIPEDIA)

 ¿EL VENDEDOR DE CUENTOS O EL TRAFICANTE DE CUENTOS? POR JOSTEIN GAARDER

El vendedor de cuentos, es una reflexión sobre estos tiempos en que “primero uno decide hacerse famoso, como conseguirlo es secundario, y resulta prácticamente irrelevante si uno se merece o no la fama lograda”. Conocedor de esto, el protagonista, Petter el Araña, aprovechará su desbordante imaginación para crear todo un negocio de venta de ideas a aquellos que no las tienen. Sus principales clientes serán autores consagrados, y noveles, que solo ambicionan ver publicada una novela y encontrar la fama o ganar un premio. Hasta que Petter es advertido en la Feria del Libro de Bolonia de que su vida corre peligro… y su telaraña de contactos empieza a tambalearse.

El título original sueco de esta obra es: Sirkusdirektorens datter, por tanto, la traducción directa sería La hija del director de circo.

LA NOCHEVIEJA DE MONTALBANO DE ANDREA CAMILLERI

En este caso la traducción ha optado por otro camino. Este libro es una recopilación de historias breves del autor y el libro ha tomado el título de una de las historias Gli arancini di Montalbano, pero en lugar de traducir arancini (plato  típico siciliano) el traductor decidió introducir en el título el contexto de la historia: la Nochevieja. Quizás podemos calificarla como una traducción más creativa.

EJEMPLOS EN LAS TRADUCCIONES DE FIÓDOR DOSTOYEVSKI 

Os muestro algunas variaciones en las traducciones de este autor, caso que se debe dar con cierta frecuencia en las traducciones de autores rusos, ya que algunas se hacen directamente de la lengua original, y otras, desde una traducción ya realizada, en la mayoría de casos del francés:

1. Un episodio vergonzoso / Un percance desagradable

2. Recuerdos de la casa de los muertos / Memorias de la casa de los muertos / Memorias de la casa muerta

3. Notas del subsuelo / Apuntes del subsuelo / Memorias del subsuelo / Memorias del subterráneo

4. Crimen y castigo / El crimen y el castigo

5. Demonios / Los demonios

¿A LA LUZ DE LOS CANDELABROS O EL ÚLTIMO ENCUENTRO? POR SÁNDOR MARAI

Aquí nos volvemos a encontrar con un caso similar al que tuvo que padecer Stefan Zweig: una misma obra pero títulos totalmente diferentes en el momento de la traducción. Como ya os expliqué en su momento algunas editoriales se dedicaban a hacer este tipo de traducciones. En realidad lo único que se consigue es liar al lector.

Si os animáis podéis sugerir casos similares para añadir a nuestra lista de curiosidades.

Read Full Post »